«Partiendo de una necesidad interior,  las vibraciones del alma se materializan en la superficie mediante el color.

Es un acto mágico que hace que todo cobre sentido, percibiendo que lo más grande
reside en lo más pequeño, que todo está conectado en el Universo.

Es un descenso al caos para encontrar el orden interior.»

Leticia Hernández